.
.

.

El hallazgo del ARA San Juan ayudará a los familiares a cerrar el duelo


Coinciden en que la certeza de la aparición de la nave les ayudará a transitar el momento

¿Cómo se atraviesa un duelo tan complejo como el que deben pasar los familiares del ARA San Juan? Personas que vivieron el impacto de una noticia que fue de golpe, pero incompleta, y que recién ahora, un año después, empieza a tener explicaciones más concretas. Especialistas le contaron a Clarín qué sucede a partir de la aparición de la nave y cómo impacta en el dolor por la pérdida de un ser querido.

Las profesionales consultadas coinciden en algo: ahora sí, las familias de los 44 tripulantes que viajaban en el ARA San Juan pueden transitar y cerrar su duelo. Porque explican que atravesar la pérdida de un ser querido siempre es muy difícil, pero cuando no hay cuerpo ni respuestas claras es muchísimo más duro.

“Tener la confirmación de que fue encontrado el submarino, si bien impacta muy dolorosamente, facilita la elaboración del duelo”, afirma la psiquiatra y especialista en psicología médica Silvia Bentolila. Es miembro del Equipo Regional de Respuesta frente a Desastres de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, y trabajó en las catástrofes más graves del país: la tragedia de Once, la explosión de gas en un edificio de Rosario y las inundaciones de Santa Fe en 2003 y de La Plata en 2013, entre muchas otras. “Frente a estas situaciones, la tristeza, la rabia, la ira, la angustia, el enojo y la impotencia son algunas de las reacciones humanas esperables más frecuentes. A veces aparece el shock, el estupor o hasta cierto anestesiamiento“, aclara.

“Se trata de un duelo altamente complejo”, sostiene la psicóloga Adriana Guraieb, miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional (API) y de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). “Es insoportable tener una pérdida tan abrupta, sin poder despedirse y sin certezas de qué pasó. Porque hasta este momento no había una evidencia contundente que mostrara la irreversibilidad del acontecimiento. Por más irracional que parezca, existía la ilusión. Pero ahora sí hay evidencia. Desde mi punto de vista, que es psicoanalítico, el duelo comienza con la aceptación de la pérdida. A partir de ahora cada familiar podrá hacer el proceso a su modo, que tiene que ver con cada uno”, explica.

Sandra Arroyo, licenciada en psicología y magíster en Vínculos y familia por el Instituto Universitario de Salud Mental de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, también considera que la aparición del submarino es clave. “En todo este año el duelo en sí fue un duelo no concretado. No se puede cerrar sin el cuerpo”, afirma.

Familiares de los submarinistas llegan al hotel Tierra del Fuego a la espera de la conferencia de prensa que brindará la Armada por el hallazgo del submarino ARA San Juan.

Familiares de los submarinistas llegan al hotel Tierra del Fuego a la espera de la conferencia de prensa que brindará la Armada por el hallazgo del submarino ARA San Juan.

Las especialistas aclaran el duelo es un proceso individual, singular y que cada persona lo vivirá a su manera, con sus fortalezas, necesidad y recursos (no solo materiales, sino también internos).
Y destacan que es importante que en un caso así haya profesionales a disposición para asistir a los familiares. “Es recomendable que esté disponible de forma gratuita para aquellos familiares que lo necesiten y que quieran tenerlo”, afirma Arroyo. Como otros especialistas, reconoce etapas que, aunque con diferencias, la mayoría de las personas atraviesa ante la pérdida de un ser querido. La primera, el shock. Después, el “duelo agudo”, como lo llama Arroyo, donde ya no hay dudas de que la persona no está y no va a estar. Por último, la resolución, cuando el dolor ya no es tan pesado y se puede ir volviendo gradualmente a la vida habitual.

Bentolila destaca que es importante cómo se acompaña al entorno de los tripulantes. “Este es un momento clave para el acompañamiento de los familiares y allegados. No debemos patologizar las reacciones ni hacer diagnósticos. Dar apoyo psico-social es acompañar a un semejante, otro ser humano, que está atravesando una situación de sufrimiento extremo. Esto implica estar allí, en silencio, disponible para escuchar, sin presionar, tolerando nuestra propia angustia y tristeza”, explica Bentolila. “A menos que haya una franca situación de riesgo no debe medicarse con tranquilizantes a las personas que están atravesando momentos extremos”, recomienda y advierte que hay que tener en cuenta qué les pasa a los chicos. Muchos de los tripulantes tenían hijos, que se quedaron sin su papá. “Los niños también tienen sus propias reacciones. Muchas veces aparece como un retroceso en habilidades adquiridas o dificultades en las tareas habituales: dejan de comer, duermen mucho o no duermen. Los adultos tenemos que darles apoyo y escucharlos”, sostiene Bentolila.

Las imágenes que confirmaron la aparición del submarino.

Las imágenes que confirmaron la aparición del submarino.

El mayor impacto por la aparición del submarino lo viven, sin dudas, los familiares. Pero, la psicóloga Guraieb considera que también es relevante la conmoción que genera en la sociedad, que siguió el caso de cerca, desde las primeras noticias de la desaparición de la nave hasta este sábado, que se confirmó que lo encontraron a 917 metros de profundidad. “Hubo un sentimiento de vacío con la desaparición del ARA San Juan, porque era un ícono que representaba distintos valores. Considero que hubo y hay una sensación de duelo colectivo, que va más allá de las disidencias políticas”, expresa.

 

Fuente: http://www.clarin.com

Reseñas

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *